Lactancia Materna : Qué es, Consejos y Preguntas Frecuentes

bebe con su madre

La lactancia materna es la primera manera para alimentarse que recibe el bebé al nacer.Si estas esperando la llegada de tu bebé o acabas de dar a luz, es normal que sientas curiosidad por la importancia de este asunto, ya que amamantar es el nexo que permitirá al pequeño crecer sano y fuerte.

Por esta razón hoy te hablaremos de todo lo que debes saber sobre la lactancia.

Vas a Encontrar en esta Guía:

Importancia de la lactancia materna

No existe mayor fuente de alimento para el bebé que la leche materna, este proceso que no solo es importante por razones fisiólogas.

Si bien este acto es el encargado de brindarle todos los alimentos, vitaminas, grasas y nutrientes que necesita para crecer, también genera un lazo mental en él, ya que por instinto siente la protección y crea una fortaleza emocional entre la madre y el hijo.

La leche posee nutrientes, proteínas, hidratos de carbono y vitaminas y grasas esenciales para el desarrollo físico del bebé, mientras amamantas la leche es capaz de cambiar su composición, en un principio será acuosa con el fin de calmar la sed del bebé, posteriormente cambia y envía más grasas y nutrientes para llenar su apetito.

La lactancia directa es lo mejor para el aparato digestivo del bebé, ya que la leche posee propiedades de suero y lactosa que son fáciles de digerir, además de que protege al bebé, al brindarle anticuerpos, que fortalecerán su sistema inmune y estabiliza la flora bacteriana.

¿Cómo se produce la leche materna?

leche materna

La leche materna es el alimento más completo que se le puede dar a un bebé durante los primeros seis meses de vida. Cubre sus necesidades nutricionales e inmunológicas, además de que a través de la lactancia formarás un vínculo mucho más profundo con tu bebé.

Durante el embarazo, tu cuerpo libera mayores cantidades de las hormonas estrógeno y progesterona.

Crece el pecho para luego generar la leche materna. La leche aparece después de la última fase del nacimiento, mediante los cambios hormonales.

Los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen así se permite la formación de la prolactina, la hormona de la lactancia, con lo que empieza la producción de leche materna.

Es importante tener en cuenta que los factores psicológicos influyen en la producción de leche materna. Por ejemplo, cuando oyes a tu bebé pidiendo leche, tu cerebro producirá más oxitocina; en cambio, si estás muy cansada o ansiosa, se interrumpe la producción de prolactina.

La hipófisis es la principal responsable del proceso de la lactancia, ésta glándula es la que produce las hormonas ya señaladas. Cuando el bebé succiona, la hipófisis libera prolactina, pero sobre todo cuando se vacía el pecho, de ésta manera se está produciendo leche constantemente.

Para que la leche materna llegue a la superficie y el niño pueda sacarla, la oxitocina estimula al pezón, y obliga a salir la leche.

¿Leche materna ya en el embarazo?

Hacia el final del embarazo puede aparecer el calostro.

Tiene poca grasa, pero contiene importantes ingredientes que fortalecen el sistema inmune del bebé para protegerlo de las enfermedades. Justo después del parto puedes dejar que el bebé reciba el calostro.

En el tercer día después del nacimiento se iniciará la producción de la leche materna propiamente dicha, rica en grasas.

La preciada leche materna

La leche materna contiene muchas proteínas que son importantes para el crecimiento de tu bebé. El contenido de grasa cubre las necesidades del pequeño y se adapta a la edad de tu hijo. La proporción de ácidos grasos insaturados (LCP) que hay en la leche materna es muy alta y por lo tanto, muy saludable.

En el campo de los hidratos de carbono la leche materna contiene un 90% de lactosa, y el 10% restante son oligosacáridos. Son el alimento para las bacterias que hacen que el bebé tenga una flora intestinal sana, lo que favorece una evacuación suave y proteger al bebé de infecciones.

Cosas que debes saber sobre la lactancia

Es normal que tengas ciertas dudas sobre la lactancia materna, para resolver tus dudas te explicaremos algunas cosas que seguramente no sabías sobre ella.

Debes alimentarlos apenas nace

Niimo Cojin Lactancia Bebè Funda Cojin 100% Algodòn Extraíble y Lavable Almohada Multifuncional para Madre y Bebé Relleno de Fibra de Poliéster (Selva)

Al nacer el bebé siente una atracción bastante fuerte, ya que sus instintos solo se pueden concentrar en una cosa por encima de todas las demás, la leche materna.

Lo ideal es darles pecho a minutos de haber nacido, este contacto precoz entre la madre y el bebé es la clave para que el bebé se alimente más delante cómodamente.

Este contacto inicial generara el surgimiento de la leche materna, además de asegurar un contacto físico entre ambos que genera una conexión importante para el futuro.

Subida de la Leche

Justo antes del nacimiento es normal que te pregunte, si subirá la leche a tus senos, la respuesta es sencilla, claro que lo hará, aunque puede variar su cantidad, la aparición de leche es una consecuencia de cambios hormonales y se activan luego del parto.

Antes de la aparición de la leche, lo que se produce es un líquido denominado calostro, de color amarillo y textura espesa, está favorecerá la flora bacteriana y gracias a su consistencia servirá para que el bebé practique el proceso de amamantar.

El calostro es la etapa inicial antes de la aparición blanquecina de la leche, ambas cuentan agua, proteínas y demás componentes necesarios para el bebé.

Obedecer la demanda

La lactancia debe someterse a las necesidades del bebé, es él quien marca el momento para alimentarse y no queda más remedio que adaptarse a ello.

Es imposible determinar qué cantidad de leche ha consumido el bebé en cada ciclo, inclusive si fue hace poco tiempo, es posible que haya quedado con hambre.

Una curiosidad es que si te adaptas a alimentar al bebé cuando él lo desea, se crea el llamado reflejo de succión, que consiste en que al entrar el contacto la boca con el pezón, se emite una señal al cerebro, la cual se encarga de enviar la orden para la producción de más leche.

También debes tener en cuenta que el bebé se toma diferentes tiempos en cada sesión para alimentarse, como ya te contamos la composición de la leche varia a cada momento por lo cual es necesario que el esté satisfecho para retirar el pecho.

Una buena postura

El tener una buena postura es esencial para que el bebé se alimente correctamente, ya que esta facilitará que se pueda agarrar al pecho con firmeza y absorba la mayor cantidad de leche posible, además sirve para prevenir la aparición de algunas grietas.

Para lograr que el bebé tenga un buen agarre del seno, su boca debe cubrir la mayor parte de la areola, mientras que debes introducir el pezón en su totalidad dentro de la boca.

Para facilitar este proceso, es normal recurrir a herramientas externas, como los cojines para lactancia, estos permitirán tener una posición correcta para alimentar al bebé de una manera cómoda y sencilla para ambos.

Cuanto tiempo debes amamantar

Lo minino que debes durar alimentando al bebe a través de la lactancia materna es de unos 5 meses, a partir de este punto lo ideal es ir complementando su alimentación con otras comidas.

Al pasar esta etapa tus pechos de forma natural se regularán por si solos en cuanto a su producción de leche, pero lo cierto es que la lactancia puede durar hasta el momento que lo desees y lo creas conveniente.

Los beneficios de dar de mamar

Dar de mamar es la base para el desarrollo saludable de su bebé. Si estás amamantándole, apoyarás el desarrollo de su cuerpo y mente. Además, la lactancia materna representa un importante apoyo nutricional y permite establecer una fuerte relación emocional entre tú y tu bebé. La naturaleza es sabia y dar de mamar no sólo tiene beneficios para el bebé sino también para ti.

En la leche materna hay unos nutrientes que son ideales para las necesidades del bebé y su digestión. Su contenido es especialmente importante para su protección contra las alergias y las enfermedades infecciosas.

Mejor Cojín de lactancia

La leche materna tiene además la temperatura adecuada y se adapta siempre a las necesidades del bebé. El proceso de succión de dar de mamar presenta muchos beneficios para el desarrollo de los músculos de la lengua, el paladar y la cara.

La lactancia materna también hace que los bebés sean más inteligentes: estudios demuestran que los niños amamantados tienen de promedio un coeficiente intelectual tres puntos superior, cosa que se debe al elevado contenido de ácidos grasos poliinsaturados (LCP) de la leche materna. También contiene hierro, promueve la formación de muchos neurotransmisores y por lo tanto también es importante para el desarrollo mental del bebé.

Los beneficios de mamar para ti

  • Gracias a la liberación de hormonas que se produce al dar de mamar al bebé, no sangrarás tanto después del parto .
  • Te ayudará a bajar el peso que subiste durante tu embarazo. El útero vuelve a su tamaño normal, gracias a las hormonas producidas por la hipófisis, y se reduce el nivel de grasa ya que se utilizan para la elaboración de leche.
  • Al dar de mamar reduces las posibilidades de padecer de depresión postparto, ya que la oxitocina produce un efecto euforizador y tranquilizador en ti.
  • Previene que te vuelvas a embarazar muy pronto. Puedes consultar más información sobre este punto en el artículo Anticoncepción durante la lactancia
  • Se reducen sustancialmente las posibilidades de contraer cáncer mamario o de útero, además te protege contra la osteoporosis.
  • Permites que se forme un lazo indestructible entre tú y tu hijo, generando un fuerte vínculo, que es uno de les beneficios más importantes de dar de mamar.
  • Además, reducirás el gasto familiar, ya que no debes comprar leche materna.

¿Qué pasa si no puedes o no quieres?

 

Tal vez no puedes dar de mamar o hay problemas para llevarlo a cabo. El requisito más importante para una lactancia exitosa es que te sientas cómoda durante el proceso. Intentos poco convencidos o con pocas ganas no suelen ir bien.

Si no quieres dar el pecho, es mejor evitar la producción de leche antes de que haya subido al pecho. Por ello debes prever con antelación si vas a querer dar el pecho o no. No dejes de consultar a tu matrona y a tu ginecólogo antes de tomar la decisión.

El órgano mamario

La mama está compuesta de un gran número de alvéolos productores de leche y conductos de salida de la leche. Ésta se acumula en los senos lactíferos y espera la orden para salir por el pezón.

Los alvéolos están ubicados sobre el tórax, y los conductos lactíferos, en la mitad anterior de los senos. Alrededor de cada alvéolo hay células llamadas mioepiteliales, capaces de contraerse comprimiendo al alvéolo de tal manera que lo obliga a expulsar la leche hacia los conductos.

Estudio sobre los beneficios de dar de mamar

 

La investigación, en gran parte financiada por los fondos europeos y fondos del Gobierno español, se inició hace más de siete años, cuando los investigadores observaron que el estómago humano produce leptina.

A raíz del estudio constataron que al dar de mamar, el estómago del bebé podía absorber directamente la leptina de la leche materna (es decir, sin digerir), y por ello se interesaron por las nuevas funciones que podían tener el origen en este órgano, conectado por vía nerviosa y hormonal con los centros de control de peso corporal en el cerebro.

El resto de los estudios han consistido en adivinar las nuevas funciones de esta proteína en los niños lactantes, que ahora conocemos: ‘defendernos frente al desarrollo de la obesidad y sus complicaciones médicas asociadas’.

Según el profesor A.Palou, director del estudio, ‘si todo el mundo ha tomado suficiente cantidad de leptina durante la lactancia, está razonablemente protegido de acumular un exceso de peso en la edad adulta, aunque pueda haber excepciones‘. Por lo tanto, éste es otro de los beneficios de dar de mamar.

Asimismo, con respecto al hecho de que la leptina no esté presente en componentes de las leches infantiles de formulación artificial el profesor Palou declara que en el futuro todos estos preparados, que se han hecho prácticamente imprescindibles en la vida moderna, deberían contener una cantidad suficiente de leptina, como mínimo durante una parte de la lactancia, en los periodos que han visto que son críticos para que el niño pueda consolidar su sitema fisiológico de prevención ante la obesidad.

Como la implementación de las leches suplementadas en el ámbito europeo o mundial puede tardar diversos años, el profesor ha enfatizado que actualmente, lo que es recomendable es dar de mamar al bebé y, probablemente, lo seguirá siendo en el futuro, aunque pueda complementarse en las madres cuya leche no contenga suficiente leptina.

Por otra parte, desconocemos las razones por las que varía tanto la cantidad de leptina en la leche materna; posiblemente sea debido en parte a factores genéticos, de estrés, del tipo de alimentación o estilos de vida desfavorables y particulares de nuestra civilización’.

Lactancia Mixta ¿Qué es?

 

Hablamos de lactancia mixta cuando el bebe además de la leche materna toma también leche artificial, también llamada de formula, se hace cuando la mujer no dispone de suficiente leche como para dejar saciado al bebe o cuando la mujer tiene que volver al trabajo y no puede darle el pecho al bebe a demanda.

La lactancia mixta en bebes de bajo peso es muy positiva puesto que les ayuda a aumentar mas rápidamente el mismo.

Otras de las ventajas de la lactancia mixta es que facilita que varias personas se turnen y así la madre no cargue con todo el peso de la alimentación del bebe, además hace que los papas se sientan genial puesto que tienen también un papel esencial.

Es cierto que diferentes especialistas recomienda que la lactancia sea materna por lo menos durante los primeros seis meses pero en muchas ocasiones no es posible por diferentes motivos.

Muchas son las mujeres que no saben como hacer la transición a lactancia mixta, pues bien, es necesario ofrecer al niño en la misma toma ambas cosas, el pecho y el biberón, primero el pecho, aproximadamente unos 15 minutos cada uno, para así poder estimular igualmente la producción de la leche, mas tarde si el bebe sigue con hambre se le da el biberón.

El momento mas adecuado es por la tarde o noche cuando la leche materna es mas escasa que a primeras horas de la mañana cuando abunda mas por la acción de las hormonas.

Lo mejor es alternar, una toma de biberón y otra de pecho.

En muchos casos es oye que los bebes que prueban el biberón ya no quieren el pecho, ya que la leche sale mas fácil, con menos esfuerzo por la tetina que por el pezón, pero la realidad es que en muchos casos no es así y el niño toma de ambos sin problema.

Aunque es evidente que cuanto menos succione el bebe menos cantidad de leche habrá y el niño menos tomará del pecho.

Son muchas las madres que tienen muchas preocupaciones bien porque no pueden darle el pecho a sus hijos todo lo que querrían por diferentes motivos, pues bien, es necesario quitar esas preocupaciones ya que un niño esta muy bien alimentado aunque beba leche de formula ya que están tienen todas las sustancias que necesita el bebe.

Hay gran cantidad de tipos de leches, unas son especialmente indicadas para evitar o minimizar los cólicos y el estreñimiento en los bebes. Los especialistas recomiendan dar al bebe leche que no sea anticolicos si no se tienen cólicos o el bebe no tiene problema a la hora de hacer caquita pero son los pediatras los que informaran de que tipo de leche es más recomendable.

También hay bebes que no toleran determinada leche y tienen que ir probando diferentes tipos para encontrar la que mejor le sienta.

Muchas madres consideran que el hecho de darle el pecho a su bebe le une a el, pero si le das a tu hijo las atenciones y los achuchones que necesita te querrá tanto como si le dieras el pecho.

¡Es necesario que estas preocupaciones se vayan y puedas disfrutar sin problemas de tu bebe! La lactancia mixta puede ser la solución.

Gemelos y lactancia materna: ¿son compatibles?

Sonora Baby cojín de lactancia gemelar, almohada de lactancia, con cojín accesorio que cuida tu espalda. Hecho a mano

Dar de mamar a más de un bebé es perfectamente posible. Si esta es tu decisión ¡adelante!

Es un paso importante para el desarrollo físico y mental de tus bebés. Sólo necesitarás tiempo y paciencia ya que tu cuerpo genera leche suficiente. Si has decidido darles de mamar a tus gemelos, debes decírselo a tu médico.

Él te podrá dar consejos para que empieces a preparar tu lactancia antes del parto.

Prepárate durante el embarazo

Además de la consulta a tu médico, puedes buscar información en ambulatorios, hospitales, algunos libros especializados o preguntándoles a otras madres que ya han pasado por lo mismo que estás pasando tú ahora. Seguramente oirás las ventajas y las desventajas.

Las clases de preparación al parto, te serán de gran ayuda tanto para ti como para tu pareja. Ten en cuenta que el amamantamiento es un proceso natural, pero que se aprende y mejor antes que después del parto.

Cuándo empezar

Lo más recomendable es que empieces con la lactancia de tus bebés lo antes posible. Si se diera el caso de que están en la incubadora, pide al personal sanitario que extraiga tu leche para que tus bebés puedan recibirla.

Al principio no te aseguramos que sea fácil, pero si tienes tiempo y leche suficiente, no te des por vencida tan fácilmente.

Amamantar a dos bebés sólo requiere un poquito más de esfuerzo que amamantar a uno. Lo único que te costará un poco más será encontrar el método y la posición más cómoda y práctica. Una vez que te acostumbres, verás como todo va rodado.

Los dos a la vez

Es recomendable que amamantes a los dos a la vez, estimularás la producción de leche de ambos senos y conseguirás que después concilien ambos el sueño a la misma hora. Si no es posible, prepara biberones con leche y consérvalos bien y mientras das el pecho a uno, el padre podrá darle el biberón al otro. En caso de que haya más bebés, podéis pedir ayuda a alguien más.

Lo más importante tanto para ti como para los bebés es que encuentres una postura cómoda, por lo que es recomendable que puedas utilizar un cojín de lactancia. Abusa de los cojines todo lo que quieras y todo lo que necesites y ten en cuenta lo que le puede gustar a cada uno ya que son dos bebés diferentes: tendrán gustos diferentes en cuanto a todo.

Por separado

Los gemelos no necesariamente se deben alimentar juntos.

También se puede hacer de forma individual, pero debes asegurarte de que la leche de ambos senos se equilibrada.

Si los bebés tienen distinto apetito, asegúrate de cambiarlos de pecho, ir alternándolos de toma en toma.

Apoyo de una matrona o una especialista en lactancia

Recurrir a la experiencia y a las recomendaciones de una matrona o de una experta en lactancia es de lo más recomendado.

Busca si hay algún grupo de lactancia en tu ciudad y contacta con las matronas de tu centro de salud o si quieres buscar a otra en particular. No seas tímida ni te dé vergüenza preguntar, ¡a amamantar también se aprende!.

También es importante aclarar las prioridades. La lactancia materna requiere tiempo, más aún cuando son dos bebés los que tienen hambre. En este caso nunca puedes darles el pecho con prisas.

Además no debes olvidarte de ti. Tómate tus descansos a lo largo del día, aprovechando los momentos en que estén durmiendo.

Ten mucho en cuenta alimentarte bien, saludable y suficientemente, pues durante la lactancia tu cuerpo necesita un 60% más de calorías y 3 litros más de líquido.

Por último, cuando decidas dejar de amamantar, hazlo disminuyendo las tomas poco a poco para que los bebés se acostumbren.

¿Qué leche darle al bebé?

Si no puedes amamantar a tu bebé o quieres cambiar de la lactancia materna a la leche de fórmula, debes asegurarte de encontrar la que mejor se adapte a las necesidades del bebé, según su edad y su peso. Aquí te contamos cómo debes analizar los productos para saber la que mejor le conviene.

¿Qué es mejor la leche materna o la fórmula?La Organización Mundial de la Salud recomienda y advierte que el mejor alimento para un bebé de hasta 6 meses es la leche materna, puesto que es la que mejor se adapta a sus necesidades.

Pese a ello, muchas veces una lactancia materna prolongada no es posible, ni siquiera utilizando el mejor sacaleches,  y debemos buscar la leche de fórmula más adecuada para nuestro pequeño, y para ello hay una amplia gama de productos en el mercado.

Gracias a una intensa investigación y estrictas pautas de elaboración, en la leche de fórmula se encuentra todo lo que un bebé necesita durante los primeros meses de vida para un crecimiento saludable.

La composición básica y esencial de las diversas leches y productos para la alimentación infantil están regulados por ley, que garantiza que los alimentos la leche para bebés están hechos de ingredientes naturales y no contengan sustancias nocivas para su salud.

¿Qué leches son las mejores para bebés?

Los diferentes tipos de sustitutos lácteos

En Europa, se hace una distinción entre dos grupos de la leche fabricada la leche de inicio y la leche de continuación. En ambos grupos, hay varios productos que difieren en la composición y la posibilidad de usarlos fácilmente.

La leche de inicio es también la llamada leche 1 (aunque algunas marcas hacen distinción entre la que es de inicio y la tipo 1). Estas leches se elaboran a partir de leche de vaca, cuya formulación se modifica para asimilarla a la leche materna y adaptarla a las necesidades del lactante desde el nacimiento hasta los 5-6 meses de vida. Luego la leche se combinará con los primeros sólidos y una alimentación complementaria. Existen también leches especiales para bebés prematuros.

Aquí te contamos algunos detalles de la leche para prematuros, la leche de inicio y la leche 1:

  • Leche de inicio: Esta leche es la que más se asemeja a la leche materna en términos de grasa, proteína y contenido mineral y cubre las necesidades nutricionales de los bebés en los primeros meses de vida por completo. Contiene, al igual que la leche materna, como la lactosa carbohidrato que es ligeramente dulce y tiene un efecto digestivo. Al igual que la leche materna, es recomendable dársela siempre que la pida, puesto que no existe peligro de sobrealimentación. Si el bebé necesita más de un litro, debes plantearte la opción de pasar a la Leche 1.
  • Leche para prematuros: Está indicada para recién nacidos antes de tiempo o para aquellos que han venido con un peso inferior a 2.500 gramos. Su digestión resulta más fácil y suministra un aporte de calorías y de nutrientes adecuado para cubrir las principales necesidades para el crecimiento que tienen estos bebés. Este tipo de leche se suele mantener hasta que el bebé alcanza los 3.500 gramos de peso.
  • Leche 1: Esta leche es la que se da a los bebés hasta los 6 meses de edad. Cubre todas las necesidades nutricionales del bebé en la etapa inicial de su vida. Contiene las proteínas, hidratos de carbono y grasas necesarias y está enriquecida con hierro y otras vitaminas y minerales esenciales.

¿Qué es una leche de continuación?¿Cómo cambiar a la leche de continuación?

Entre las leches de continuación encontramos las leches 2. La leche 2 se suele dar a los bebés de entre 6 meses y un año, a bebés que ya complementan su alimentación con los primeros sólidos y papillas de cereales y frutas. Las leches 2 aseguran, a través de su composición, una mayor sensación de saciedad en comparación con la leche de inicio o la leche 1. Este efecto saciante se logra a través de diversas medidas:

La leche de continuación contiene diferentes tipos de carbohidratos. Además de la lactosa se puede encontrar, por ejemplo, a menudo glucosa, maltodextrina, almidón, e incluso azúcar. Algunos productos también contienen una pequeña cantidad de cerelaes. Así, la leche de continuación tiene una consistencia más cremosa, el tiempo de permanencia de los alimentos en el estómago se incrementa, lo que provoca una sensación de saciedad más larga.

La leche de continuación contiene más proteína que la leche de inicio. Además estas proteínas son similares a los hidratos de carbono que se digieren más lentamente y producen un efecto saciante por un mayor espacio de tiempo.

La leche de crecimiento

Tras la leche de continuación hay la leche de crecimiento, conocida como leche 3. Al igual que la leche de continuación (o leche 2) no basta con la leche para satisfacer todas las necesidades nutricionales de los bebés, por ello deben ser alimentados en paralelo con la comida sólida.

Los aditivos en la leche de fórmula

Muchos de los productos lácteos para bebés quieren destacar por encima de su competencia con más nutrientes y otros aditivos que enriquecen sus productos. Aquí te hablamos de los tres más comunes:

  • Los Probióticos: Los probióticos se tratan de “buenas” bacterias vivas, las llamadas bifidobacterias, que habitan en la mucosa intestinal. La presencia de las bacterias bifidus en la «flora intestinal» hace que las bacterias patógenas lo tengan más difícil para atacar los intestinos y la protección inmunológica mejora con ellos. Los suplementos probióticos por lo tanto, puede tener un efecto positivo en la digestión y el movimiento del intestino y los bebés tienen menos diarrea, menos cólicos, y raramente estreñimiento
  • Los prebióticos: Los prebióticos son carbohidratos no digeribles o fibra dietética, que promueve el crecimiento de bifidobacterias en el intestino. Sirven de alimento a las bacterias intestinales buenas. Los llamados oligosacáridos también están presentes en la leche materna.
  • AGPI-CL: La abreviatura AGPI-CL (del inglés: Long Chained Polyunsaturated Fatty Acids) significa cadena larga de ácidos grasos poliinsaturados, los cuales también se encuentran en la leche materna. Los ácidos grasos poliinsaturados son elementos importantes para el desarrollo y crecimiento del sistema nervioso del cerebro, y la vista. Los niveles de ácidos grasos de los bebés que fueron alimentados con productos con estos ácidos grasos, estaban a un nivel similar a los bebés alimentados con leche materna. Si la ingestas de tales alimentos también aporta beneficios a largo plazo, pero, todavía no está claro.

Además de los tipos de leche descritos aquí, hay otras formas y composiciones de los alimentos lácteos, hay algunos tipos especiales de leche para bebés con alergias o salud delicada.

Las alternativas caseras

Debes evitar preparar por tu cuenta una leche para el bebé. Los productos elaborados que existen en el mercado contienen todos los nutrientes y minerales importantes que tu bebé necesita para desarrollarse saludable.

Una producción propia de leche, ya sea a partir de vaca, de oveja o de cabra puede no conseguir el contenido nutricional adecuado, como la leche de fórmula. Tampoco las alternativas «vegetarianas» a base de arroz o leche de almendras no son recomendables.

Leches para bebés más vendidas

A efectos informativos, dejamos a continuación una lista de las leches más vendidas…

Leches de Iniciación:

Blemil 1 Optimum ProTech - Leche de Inicio en polvo Desde el...
Edad | Leche de iniciación en polvo para bebés entre 0 y 6 meses de Edad.; Contenido del Envase | El envase contiene 800g de leche de iniciación en polvo.
26,55 €
Almirón Advance 1 Leche de Inicio en Polvo, a partir del Primer...
Fórmula de inicio en polvo; Indicada para lactantes a partir del primer día; Especialmente desarrollada para cubrir las necesidades nutricionales del bebé
29,10 €
Blemil Plus 1 Forte - Leche de Inicio en polvo Desde el Primer...
Edad | Leche de iniciación en polvo para bebés entre 0 y 6 meses de Edad.; Contenido del Envase |El envase contiene 1200g de leche de iniciación en polvo.
29,19 €

Leches de continuación

NOVALAC Proactive 2 - Leche Infantil de Continuación a Partir de...
Leche de continuación adaptada a los bebés a partir de los 6 meses; Contiene Hierro, ingrediente que contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños
16,15 €
- 16% DTO.
Nestlé NIDINA 2 Leche De Continuación en polvo para bebés a...
Fórmula infantil única que contiene PROTECT PLUS con Bífidus Lactis.; Alimento infantil con DHA que ayuda al desarrollo cerebral normal.
44,85 € −16% 37,77 €
Blemil Plus Optimum 2, Leche de continuación para bebé, 1...
Indicada para lactantes a partir del 6º mes, como parte de una dieta diversificada; Es fuente de vitamina D, que ayuda al normal funcionamiento del sistema inmune
22,95 €
- 7% DTO.
Enfamil Premium Complete 2 Leche Infantil de Continuación para...
producto 2: Todas las VITAMINAS contribuyen a la adecuada ingesta nutricional de su bebé
42,71 € −7% 39,80 €

Leches de crecimiento:

Nestlé Junior Crecimiento Cereales Fórmula líquida para bebés...
Con hierro que ayuda al desarrollo cognitivo normal; Con calcio, que ayuda al desarrollo normal de los huesos
10,50 €
NESTLÉ NATIVA CRECIMIENTO 3 Galleta sin azúcar añadido a...
Leche líquida para tu niño con sabor a Galleta María; Nestlé Junior Crecimiento es rica en HIERRO, que ayuda al desarrollo cognitivo normal
9,72 €
Puleva Peques Leche de Crecimiento Tipo 3, 6 x 1lt.
Peques 3 es la mejor leche de crecimiento líquida para tu hijo
9,05 €
Nestlé NIDINA 4 Leche De Crecimiento en polvo, fórmula...
Fórmula infantil única que contiene PROTECT PLUS con Bífidus Lactis.; Leche de crecimiento Nestlé con un proceso exclusivo de calidad proteica.
13,77 €

Cuánta leche es necesario que tome un bebé

Cuánta leche es necesario que tome un bebé

Para todas las madres no es secreto que la alimentación de su bebé puede convertirse en una preocupación si no se cuenta con la asesoría e información necesaria.

Un tema muy importante es saber cuánta cantidad de leche debe tomar el bebé durante sus diferentes etapas de desarrollo, pero antes de plantear una respuesta debes evaluar si tu bebé será alimentado exclusivamente con leche materna o con biberón.

Una vez que se define este tema y si tu respuesta es lactancia materna exclusiva todo dependerá del tiempo de succión del bebé en cada pecho y el tiempo que pase succionando cada pecho.

No existen cantidades exactas para saber la cantidad correcta que necesita un bebé, en este caso depende únicamente del bebé y de la cantidad de leche que la madre disponga.

Para los recién nacidos, en especial para los padres primerizos puede ser una fuente de preocupaciones y miedos, ya que se plantean muchos problemas relacionados con el crecimiento, el desarrollo y si la leche materna está cumpliendo con su objetivo.

A medida que el bebé se pegue al pecho y sea constante mayor será la producción de leche, por lo que tendrás la seguridad que está siendo correctamente alimentado.

Algunos doctores recomiendan una lactancia materna exclusiva los primeros seis meses de vida del bebé, ya que está contiene todas las vitaminas y nutrientes necesarios hasta este punto de desarrollo, siendo aplicada la alimentación en demanda cada vez que el bebé lo necesite.

Durante estos 6 meses las madres alimentan a sus hijos cada dos horas y media, para luego lograr distancias entre 3 y 4 horas hasta que se alcanza la alimentación complementaria y se puede comenzar el llamado destete.

Para las madres que no tienen una alta producción de leche materna y se ven en la necesidad de utilizar un biberón para completar la alimentación del bebé, se recomienda depender exclusivamente de las indicaciones que te diga el pediatra, según tu bebé. Existe una tabla que te indica el consumo por toma y diario que necesita un bebé dependiendo su edad y su peso.

Se puede hablar en líneas generales de 74 ml de leche por cada 450 gr de peso corporal al día en el bebé.

Por ejemplo si tu bebé pesa 4kg requerirá una cantidad de 658 ml de leche diaria, que se reparten entre las 6 o 7 tomas durante las primeras semanas de vida y luego se van acortando hasta quedar en 4 tomas diarias, a partir de los 4 meses.

Al mismo tiempo se recomienda aumentar 30 ml diarios en el mes, es importante recalcar que no se debe exceder la cantidad de 1 litro de leche diario.

A modo de orientación puedes ver el siguiente gráfico…

gráfico de cantidades

Si el bebé no queda satisfecho y su edad es suficiente es mejor asistir al pediatra para adaptar ese problema con cereales sin gluten u otro complemento.

No se debe dar cereales a los bebé sin supervisión o aprobación médica ya que puede causar problemas en el estómago, como alergias alimentarias.

Los problemas más comunes con la lactancia materna

problemas más comunes con la lactancia materna

Probablemente no hay mejor alimento que la leche materna.

A veces, sin embargo, la lactancia materna no se consigue de inmediato.

Aquí hacemos un repaso de los problemas más frecuentes con los que se encuentran muchas madres al inicio de la lactancia materna.

Problemas de succión

Que se produzcan problemas al succionar se debe a que el bebé, seguramente, no chupa correctamente. No le des el biberón y evita los chupetes pues pueden confundirle. Presta atención a la colocación del bebé.

El reflujo durante la lactancia

El reflujo es completamente normal en los primeros meses del bebé, no debes preocuparte, puesto que la leche fluye suavemente hacia el bebé y si sale demasiada se vierte.

El reflujo no quiere decir que tu bebé ha bebido demasiado. Incluso si se escupe después de una toma puedes volver a colocarlo al pecho para que beba hasta que esté lleno. Si escupe regularmente después de una comida, asegúrate de que al amamantarle mantenga una postura erguida. También debes evitar los cambios bruscos de posición y los movimientos rápidos.

El bebé llora cuando mama

Si el bebé deja de comer y empieza a llorar, puede haber diferentes motivos. Una señal que indique problemas digestivos del estómago es un gorgoteo.

Si los padece amenudo, antes de darle el pecho puedes colocarle una bolsa de agua caliente encima de la barriguita para aliviar los movimientos intestinales grande. Otra de las razones que le pueden causar el llanto durante la lactancia puede ser que tenga la nariz obstruida, lo que le hace que sea imposible beber.

El remedio es sencillo, unas gotas de solución salina o de leche en las fosas nasales. Otra razón del llanto durante la lactancia se puede deber a que prefiera un pecho y rechace el otro. Esto no tiene porqué ser un gran problema, puesto que puede cambiar con el tiempo, o sino puedes sacar la leche del pecho que rechaza con un sacaleches y dársela con biberón.

Demasiada leche

Puede que los primeros meses después del nacimiento, la madre produzca demasiada leche, puesto que su producción es regulada por hormonas.

Hasta que no ha pasado un tiempo la leche no es regulada por las necesidades del bebé. Los sacaleches que se utilizan en caso de grietas en los pezones y obstrucción de las mamas, hace que la producción de leche aumente y por ello deberías evitarlos o dejarlos de utilizar por completo.

Las expertas en lactancia recomiendan poner al bebé solo en un lado (un pecho) por toma. De esta manera la producción de leche no se estimula tanto como si en cada toma se acctiva la producción de ambas mamas. Si el pequeño mama durante poco tiempo, seguramente tendrá hambre en seguida, debes colocarlo en el mismo pecho, así terminará de tomar toda la leche de un pecho y tomará la leche buena, la que contiene más nutrientes.

Demasiada poca de leche

A veces puede ocurrir que una madre no tenga suficiente leche y su bebé a través de la lactancia materna no tiene suficiente. De hecho, muchas de las madres se preguntan en algún momento si producen suficiente leche – especialmente cuando acaban de comenzar con la lactancia materna.

Lo que no saben es que una deficiencia de leche materna ocurre sólo en muy raras veces. La mayoría de las mujeres creen que tienen muy poca leche, aunque en realidad producen la suficiente.

El primer paso es excluir una falsa alarma. Esto puedes saberlo por la frecuencia en la que el bebé se moje y por el incremento de peso que es cada vez mayor. Si quieres estimular la producción de leche debes colocar al bebé al pecho cada vez que lo pida para que tome leche. Igualmente debes tomarte tiempo, para ti y para el bebé, evitando el estrés.

Hay algunos productos que pueden contribuir a la lactancia como algunos tés que contribuyen a la producción de leche.Ver ¿Qué comer para tener más leche?

El rechazo del pecho

En algunos casos puede ocurrir que el bebé rechace el pecho tras poco tiempo de haber empezado con la lactancia debido a alguna mala experiencia.

Algunas veces se debe a que el bebé ha probado el biberón, y como puede tomar la leche sin apenas esfuerzo, ya no quiere mamar más del pecho. Sólo en raros casos el bebé rechaza el pecho durante unos días. La razón de esto puede ser un perfume de olor fuerte o cremas.

Por lo tanto es recomendable que no trates tu pecho con cosméticos si quieres darle de nuevo el pecho a tu bebé. A menudo también ayuda dar el pecho al bebé mientras está medio dormido.

UN CONSEJO: Intenta darle a la leche al bebé en dosis pequeñas, con una cucharilla, pero no el biberón ni el chupete. Para estimular su reflejo de succión, es mejor colocarlo al pecho y sólo darle esto.

Dormirse durante la lactancia

A veces es el bebé se queda dormido durante la lactancia. Esto no es un problema al principio, pero a veces puede conducir al hecho de que estés mucho rato para darle de mamar. Para que no dure demasiado, puedes ir cambiándolo de pecho cada tres o cuatro minutos así no va a poder conciliar el sueño.

Puede que el bebé esté demasiado cómodo durante la lactancia, o que le cueste succionar porque tienes alguna obstrucción de la leche y está cansado, por eso se duerme. Si se duerme, puedes acariciarle las mejillas o las orejas para desvelarlo y que siga mamando.

Primero te darás cuenta que no emite sonido alguno, y quizá que chupa el pezón como si fuera un chupete, o juega con él. Es este caso deberías despertarlo cambiándole de posición.

CONSEJO: Déjale las piernas desnudas, a menos que el entorno sea muy frío, esto hará que no esté tan cómodo y evitará que se duerma.

Tu hijo pierde peso

Tras el nacimiento el bebé pierde peso. Esto es normal los primeros días, siempre y cuando la pérdida sea de más de un diez por ciento del peso que tenía al nacer.

Tras 10 o 14 días debe recuperar el peso que tenía al nacer.

No es necesario pesarle todos los días. Si está recibiendo suficiente leche, lo vas a reconocer por el hecho de que moja al menos cinco pañales al día. Si no estás segura, puedes pesar a tu hijo una vez por semana.

El bebé se alimenta más de un pecho que del otro

Mamar se asocia a menudo con un «menú de 3 platos»: Al principio el niño ingiere el agua, para saciar la sed, la leche baja en calorías – el aperitivo. Después sube la leche rica y el bebé se alimenta con un alto contenido en grasas y en calorías – el plato principal.

Puede que sobretodo al principio cueste que llegue la leche rica en nutrientes, por ello debes dejar al bebé el suficiente tiempo en el pecho. La mayoría de los bebés beben de 10 a 20 minutos del primer pecho, luego puede tomar el “postre” de la otra mama, una mezcla de agua y leche de saturación. Por ello no debes extrañarte de que el bebé si toma menos del segundo pecho que del primero.

Pero siempre debes asegurarte que el bebé en la siguiente toma empieza por el pecho con el que terminó, de manera que ambos pechos seran igualmente estimulados para continuar la producción de leche.

No hay movimiento intestinal

Si el bebé no puede evacuar, no tiene movimiento intestinal, una dieta a base de leche materna es muy importante, puesto que es completamente líquido.

La frecuencia de las deposiciones pueden ser individualmente muy diferente, algunos bebés las hacen cada dos o tres días, incluso con menor frecuencia, otros varias veces al día. No tienes que preocuparte en esceso mientras que tu pequeño no se sienta incómodo ni se queje.

Dolor en los pezones

La causa más común de dolor en los pezones es la mala colocación del bebé al pecho o que el bebé, succione mal, con poco trozo de la areola en la boca. Coloca a tu bebé igualmente a menudo, y prueba las distintas posiciones para amamantar. Si aplicas vendas calientes encima del pecho antes de dar de mamar al bebé, va a facilitarte la salida de la leche. Si tienes dudas al principio, puedes recurrir a una matrona para que te asesore.

Es importante que cuides y protejas tu piel de roces innecesarios que pueden provocarte rápidamente grietas en la piel. Humedece los pezones después de dar el pecho con un poco de la misma leche materna o con alguna crema para ablandar el tejido y evitar que se agrieten más.

Obstrucción de la leche

Si la leche no puede salir adecuadamente, puede conducir a la congestión del pecho y pueden aparecer ganglios y enrojecimiento. Una posible causa es que el bebé no mame casi de un pecho o que no lo vacíe por completo.

Otra razón podría deberse al uso de un sujetador demasiado apretado. Sino también puede deberse a causas psicológicas. Lo más importante es actuar correctamente ante el primer indicio de obstrucción. Intenta poner siempre el bebé un poco donde tengas problemas, para que intente estimularlo.

Prueba también con el calor, compresas calientes o agua caliente para estimular el flujo de leche. Si no es suficiente puedes ayudarte con un masaje del pecho, suavemente.

Mastitis o inflamación de la mama

De una congestión sin tratamiento adecuado puede producirse una infección de los senos (mastitis) puesto que la leche materna, caliente, puede ser un caldo de cultivo ideal para los gérmenes.

Esto también puede producirse mediante heridas en la piel de los pezones sin presentar antes síntomas de congestión. Para reducir el riesgo de mastitis infecciosa, es especialmente importante lavarse bien las manos antes de la manipulación de los pezones. Después de amamantar un apósito de quark, de requesón, está especialmente indicado para evitar inflamación. Procura también cambiar a menudo la posición de amantar.

IMPORTANTE: Si, después de uno o dos días de no mejora, debes visitar a tu matrona o al ginecólogo, ya que de lo contrario puedes desarrollar una infección de los senos que deba tratarse con antibióticos.

Pezones especiales

Aunque tengas los pezones planos, hacia dentro, un pecho pequeño o un pecho muy grande, no debes alarmarte, la varidead es de lo más normal y natural. A menudo las madres se preocupan y luego proyectan estas preocupaciones en los niños.

Es posible que le des demasiadas vueltas, y tu bebé no espera nada en concreto, puesto que nunca ha tenido antes esta experiencia.

Tu bebé tomará sólo de tu pecho, las primeras semanas de vida, así que no importa como tengas los pezones. Para los que son muy pequeños pueden estimularse antes de amamantar para que sea más fácil. Las pezoneras y los protectores para pezones también pueden ayudarte.

RECUERDA: Tu bebé necesita que le des el pecho, con tranquilidad y con frecuencia, cómodamente, lo demás no importa.

Veremos con más detenimiento las grietas del pezón…

¿Qué son las grietas del pezón?

Philips Avent SCF254/61 - Discos absorbentes de lactancia desechables, pack de 60 discos absorbentes para usar de día o de noche, Blanco

Una de las cosas mas comunes que les ocurren a las mujeres cuando dan de mamar son las temibles grietas del pezón.

Pocas son las mujeres que no las han tenido en algún embarazo, sobre todo en el primero, cuando se da el pecho con posteriores hijos las cosas cambian, la experiencia es un grado y eso se nota también a la hora de dar el pecho ya que las mujeres ya saben como deben de hacerlo, lo que les ayuda y lo que no.

Las grietas en los pezones aparecen en la mayoría de los casos por la mala posición del niño al amamantar, eso sumado al roce continuado de la boca del niño con el pezón

Lo mas adecuado es que el niño se encuentre frente al pecho con el pezón y la areola dentro de la boca, la lengua debe de trabajar sobre la areola y no sobre el pezón, si la postura es correcta no se producirán las grietas.

Suelen aparecen cuando la mujer ya ha dado de mamar al bebe de manera incorrecta varias veces, si se nota dolor cuando el niño comienza a mamar es necesario sacar al niño del pecho y volver a ponerlo, es necesario hacer esto hasta que ya no duela, sino el niño cogerá la costumbre de mamar de esta manera.

También pueden aparecer las grietas en otros casos como por ejemplo cuando el niño tiene microbiana o retronagtia, protusion lingual, frenillo lingual, estos problemas pueden ser diagnosticados por el pediatra en las revisiones. Debemos comentar que en el caso del frenillo tipo 3 o 4 es difícil de diagnosticar cuando el profesional no es el especializado.

Si vemos que solucionado el problema de la postura el dolor sigue ahí, es importante hablar con el pediatra que pueda ir mas allá y revisar bien que al bebe no le ocurra nada que le impida amamantar de manera correcta.

Es posible también que la mujer tenga la piel del pezón especialmente sensible o que use cremas o jabones que le irriten la zona, lo mejor es utilizar el propio calostro, una gotita nada mas terminar de dar le pecho o un poco de aceite de oliva.

Como conclusión diremos que con la mejora de la posición al amamantar y el diagnostico de problemas en el bebe se solucionaran las grietas existentes y no se volverán a producir.

Cómo prevenir y curar las grietas de pezón

Al adentrarnos en el mundo de la lactancia materna una de las primeras barreras con las que se toman las madres son las grietas en el pezón, las cuales pueden dificultar un poco más amamantar a nuestro bebé.

Por lo general los primeros signos de grietas aparecen luego de los primeros días del nacimiento del bebé, ya que se encuentra en la curva de aprendizaje de la técnica para comer, también puede ser una incorrecta posición. Te enseñaremos cómo prevenir y curar las grietas de pezón para que evites el dolor.

Cualquiera de estas y otras pueden ser las causas para las grietas de pezón, que pueden causar incomodidad o dolor en las mujeres. Todo esto se puede prevenir disminuyendo o eliminando los factores que desencadenan esto.

Puede ser ensayo y error cuando estamos buscando la causa de grietas en los pezones pero estas tienen una solución que no se interpondra en la lactancia.

Antes de saber cómo prevenirlas o tratarlas debemos saber qué son las grietas en los pezones.

Son unas heridas en forma de cortes finos, que muchas veces no se ven pero pueden causar mucho dolor e incomodidad cuando el bebé empieza a mamar.

La piel puede agrietarse de la misma forma que las manos o labios cuando hace frío dejando la zona sensible, convirtiendo una experiencia placentero en una donde puede haber sufrimiento.

Estas grietas se producen por la humedad continua en la zona y por la succión del bebé en cada comida vuelve a ablandar la piel del pezón por lo que se forman las pequeñas heridas de forma muy fáciles, haciendo difícil encontrarlas pero sí pueden causar mucho dolor.

La buena noticia es que podemos encontrar muchas alternativas para reparar el daño si ya tenemos grietas en el pezón y para en un futuro prevenirlas, pudiendo alimentar siempre a nuestro bebé sin ninguna incomodidad.

Algunos médicos recomiendan prevenir estas grietas desde mucho antes que nazca el bebé, por ejemplo, durante el embarazo se pueden evitar las grandes dietas teniendo suficiente información sobre la lactancia. Ya que cuando estamos bien asesorados, leído del tema e investigado se pueden evitar algunos errores que muchas madres primerizas tienen y que son normales.

Consejos para evitar las grietas de pezón

Dentro de lo que puedes realizar antes de que nazca tu bebé es masajear constantemente los pezones con cremas que tengan vitamina A y aceite de rosa mosqueta, con el fin de mantener los pezones hidratados para cuando llegue el momento.

Eso si, cuando tu embarazo ya esté avanzado debes tener cuidado ya que pueden inducir las contracciones si se produce mucha estimulación en los pezones.

Cuando llegue el bebé es importante evitar las grietas a medida que aprendes y creas el hábito de amamantar. Una postura correcta será tu mejor solución para evitarlas, asegúrate primeramente de estar en una posición cómoda, alineando la cabeza del bebé en línea recta con su cuerpo y que su boca abarque el pezón o gran parte de la areola.

Desde el primer momento que vayas a acercar a tu bebé cuida que el bebé no tire de tu pezón introduciendo la punta del dedo meñique en su boca para que la abra de forma correcta.

También puedes evitar que el bebé se quede dormido mientras come, ya que cuando hay mucha humedad en la zona puede favorecer la aparición de las grietas. Recuerda que al principio las tomas serán más frecuentes y con poca duración.

Si por razones ya ajenas a ti te han salido grietas en el pezón, aún cuando hiciste todo para evitarlas no dejes que sean limitantes para la lactancia, ni mucho menos que te causen dolores y molestias.

Tienen solución así que no te agobies si te salen, es recomendable acudir a tu doctor o matrona ya que te darán una solución personalizada pero generalmente te van a recomendar una pomada regeneradora para calmar la molestia, por lo que es importante no estresarse por esto ya que puede afectar tu producción de leche.

También recomiendan aplicar algunas gotas de tu propia leche materna en el pezón al finalizar cada toma, ya que la leche tiene propiedades antisépticas y te ayudará con la cicatrización.

Puedes utilizar discos de hidrogel que calman bastante el dolor, refrescando la zona y ayudando en tu estado de ánimo.

Otra sugerencia es dejar los pezones al aire libre el mayor tiempo que puedas, ya que ayuda a aliviar las molestias, y si vas a cubrirlos procura que sea con telas naturales y ligeras como el algodón y el lino.

YouTube video

En el mercado podemos encontrar alguna crema con lanolina muy efectivas aunque siempre que decidas utilizar una crema asegurate que sus ingredientes pueden ser ingeridos por el bebé y no causen ninguna molestia.

Prueba cambiar la postura al amamantar al bebé y si tienes grietas que no se curan y quieras continuar con la alimentación, utiliza protectores de pezones los cuales serán tu salvación mientras se curan tus pezones.

¿El sacaleches hace grietas?

Extraer leche con un sacaleches suele ser menos doloroso pues se tiene un mayor control sobre la presión y la succión.

Cuando se tiene grietas, el sacaleches puede ser un instrumento adecuado para recuperarse por unos días, ero en todo caso hay que ser precavido para usar el sacaleches con grietas.

En otras ocasiones, un inadecuado tamaño de la copa, más grande o más pequeño del adecuado, puede causar grietas en la base del pezón.Por tanto lo más aconsejable es saber bien el tipo y tamaño de la copa que necesitas.

Lecturas Recomendadas: